Corto Maltés

Textos y dibujos de Hugo Pratt (colaboración gráfica de Guido Fuga para los trenes, aviones y puentes)

Relato autónomo con 99 planchas publicado en la revista Linus del n.º 1 de enero de 1974. Fragmentada en muchos números de la misma revista, concluye en el n.º 7 de julio de 1977.


Con esta aventura Pratt inaugura una nueva fórmula de narrar las aventuras de Corto Maltés: relatos de amplio alcance que le permiten profundizar más en los temas y en el carácter de los personajes. Estos, aquí, son numerosísimos, empezando por el reencontrado Rasputín. El patio veneciano que Pratt evoca al principio es un lugar de la Venecia de antaño, que sirve de prólogo a unos acontecimientos cuya acción se traslada inmediatamente a Hong Kong, donde Corto, apoyado en la barandilla del balcón de su casa en Oriente, piensa en «ella» y la llama, una «ella» (¿Pandora?) que está allí, en aquella ciudad, ¿pero dónde? Para hacerle olvidar estas ansiedades ocultas suyas están las Linternas Rojas, una sociedad secreta china formada por mujeres, que le encarga la búsqueda de un tren blindado cargado de oro que perteneció al último zar ruso, Nicolás II. La escena de las aventuras pasa así de China a las regiones de Manchuria, Mongolia y Siberia en un periodo entre 1919 y 1920. En pos de este tren, al igual que Corto Maltés, se mueve mucha gente: ejércitos regulares e irregulares, revolucionarios y contrarrevolucionarios, entre los cuales figuran también algunos personajes históricos, de entre los que destaca la figura del barón Roman Ungern-Sternberg, general ruso al mando de la División de Caballería Asiática y que propone a Corto que luche a su lado para conquistar la totalidad de Mongolia, propuesta inmediatamente rechazada. En este relato emergen dos figuras femeninas de gran relieve, la fría y glacial duquesa Marina Seminova (representante de una aristocracia destinada ya a desaparecer) y la inescrupulosa Shanghai-Lil (guerrillera seguidora de las Linternas Rojas que salva la vida al maltés). Este último, que no permanece indiferente a su encanto, al final del relato va a buscarla al pueblo al que ella regresa y descubre que ahora está casada con Ling, un agrónomo del lugar.

Nota: entre las muchas publicaciones aparecidas posteriormente a Linus, cabe recordar el volumen de lujo apaisado y en tapa dura publicado por Milano Libri en diciembre de 1977. Se trata de una edición limitada a 5.000 ejemplares numerados, muy buscada por los coleccionistas por el hecho de ser el primer libro que recogía íntegramente toda la aventura.