Lobo Conrad (1958)

Textos de Héctor G. Oesterheld

Dibujos de Hugo Pratt

Relato autónomo de 6 planchas publicado en la revista argentina Hora Cero Semanal, n.º 22 de enero de 1958, editorial Frontera.

En las nevadas soledades de Canadá merodea un bandolero solitario que aterroriza la región, matando y saqueando a los viajeros incautos. Lo apodan «Lobo» porque es astuto como este animal y, como tal, inapresable. Incluso la policía montada de Fort Dawson le teme: nadie quiere salir en su busca para intentar capturarlo. Así que, solo por salvar las apariencias, se confía el encargo al último recluta que ha llegado, instruyéndole que regrese sin demora si no logra dar con las huellas. Pero el joven agente Lem Conrad tiene éxito, ayudado en esto por el mismo Lobo que, reconociendo en Lem a su hijo, se deja matar deliberadamente. Así Lem se transforma en «Lobo Conrad» por haber matado al bandido Lobo.