Los Escorpiones del Desierto (1969)

Texto y dibujo de Hugo Pratt.

Serie que consta de 5 episodios aparecidos en diferentes publicaciones: el primer episodio (solo 18 tiras iniciales) se publicó en la revista “Sgt. Kirk “Nº 28 de abril de 1969, editor de Florenzo Ivaldi, para finalizar en la revista  “Alter Linus” desde el Nº 1, de enero de 1974. El segundo episodio apareció en la revista “Linus” Nº 1, de enero de 1975, mientras que El tercer episodio apareció en la revista “Alter Alter” en el Nº 1, de enero de 1980, ambos publicados por Milano Libri. El cuarto episodio lo hizo en la revista “Alter Alter” en el Nº 7, de julio de 1982, ediciones Milan Libri. El quinto episodio (solo las primeras 72 planchas, la mitad de la historia) apareció en la revista “Corto Maltés” del Nº 110, de noviembre de 1992, en las ediciones Rizzoli. El quinto episodio (completo) se publicó en el volumen de lujo “Los escorpiones del desierto – Brise de Mer”, en septiembre de 1994, ediciones Lizard.

La acción tiene lugar en los años 1940-1941 en el tablero de ajedrez de la guerra del este de África. Pratt cuenta los hechos ocurridos a través de la figura del teniente Koïnsky, polaco que forma parte del "Long Range Desert Group", una unidad inglesa establecida en Egipto y que utiliza un escorpión como nombre. Resultan mágicos cada uno de los aspectos gráficos de los muchos personajes que rodean al protagonista, cada uno con una marcada personalidad: desde el teniente fascista Stella (oportunista pero con su propia moral), hasta el orgulloso e implacable guerrero dáncalo Cush (que también aparece en la serie de Corto Maltés), o el capitán Palchetti (un amante de la ópera que domina un fuerte en el desierto como se tratase de un escenario teatral), también el teniente francés De la Motte (que vive en la memoria de Adrienne, una mujer de la que se enamoraban todos los hobres). El universo femenino en esta serie que plasmado con la figura de Madame Brezza (también conocida como Clelia Avantini), que dirige un burdel de Brezza, bellamente representado por Pratt, a través de unos breves trazos para dibujarlo, aunque logra darle una personalidad literaria llena de matices. “Una puta” se dirá al final mientras recibe un disparo, "¡pero una gran persona!". Nota: Esta serie se llevo a cabo en preciosas ediciones que se han convertido en la actualidad en objetos de culto para los coleccionistas.