Sgt. Kirk (1953)

Textos de Héctor G. Oesterheld

Dibujos de Hugo Pratt (entintado de Ivo Pavone en los años 1953-1954).

Larguísima serie compuesta de numerosos episodios, publicada en el semanario argentino Misterix desde el n ° 225 de enero de 1953, con frecuentes cambios de cancha con su compañero de escudería SuperMisterix, ambos de la editorial Abril. Posteriormente desembarca en Hora Cero Suplemento Semanal y continúa luego en la revista Frontera Extra.

Es incontestablemente un cómic innovador, este del Sargento Kirk, y sin duda precursor —como relato del oeste—, de la correcta investigación histórica que solo muchos años después conocerá una presentación más objetiva y realista de las relaciones entre los indios y la llamada «civilización» de los blancos. Abastecida durante demasiado tiempo por un cine hollywoodiense excesivamente manierista y despectivamente tendencioso, la opinión pública se nutrió durante mucho tiempo de una falsa cultura que siempre consideró al hombre blanco como el «bueno» y al indio como el «malo». Hay que esperar hasta 1970 para que la cinematografía estadounidense comience a cambiar de registro con tres películas que contribuyen a modificar opiniones y juicios de forma decisiva: Soldado azul de Ralph Nelson, Pequeño gran hombre de Arthur Penn y Un hombre llamado caballo de Elliot Silverstein. Si se piensa que el Sargento Kirk data de 1953, puede entenderse perfectamente el valor de este tebeo del oeste que ya desde los primeros episodios presenta al protagonista, un sargento del Séptimo de Caballería del ejército estadounidense, presa de la duda y de los sentimientos encontrados, inseguro y confuso entre el sentido de su deber militar y la compasión y la sed de justicia en el enfrentamiento con los indios. Después de una lucha interna dolorosa y difícil, decide desertar y ponerse del lado de los pieles rojas. Se convierte así en «hermano de sangre» de Maha, el joven hijo del jefe indio Tchatoga, integrándose de la mejor manera en su tribu. Otras figuras importantes de la serie son el doctor Forbes, un médico inconformista, y el Corto, un ex bandido de reminiscencia romántica. Rico en diálogos que a menudo expresan tesis ideológicas contrapuestas y filosofías de la vida distintas, este cómic se revela como un producto «para adultos» en todos sus aspectos. Nota: el Sargento Kirk conoció en Italia un amplio abanico de publicaciones, la más importante de las cuales fue la revista del mismo nombre, Sgt. Kirk exactamente, editada por Florenzo Ivaldi, que publicó cada uno de sus 62 números entre 1967 y 1997. En la actualidad vuelve a publicarse en elegantes volúmenes editados por Rizzoli Lizard en estricto orden cronológico.