Ticonderoga (1957)

Textos de Héctor G. Oesterheld y Hugo Pratt

Dibujos de Hugo Pratt (con la asistencia de Gisela Dester a partir del 7º episodio)

Relato autónomo publicado en la revista argentina Frontera Mensual a partir del n.º 1 de abril de 1957, para pasar después a Frontera Extra, ambas de la editorial Frontera.

Con este largo relato en imágenes, Pratt pudo finalmente tratar con una cierta comodidad un período histórico que siempre admiró, en la estela de sus nostálgicas lecturas juveniles de las novelas de Kenneth Roberts (Pasaje al Noroeste) y Fenimore Cooper (El último mohicano). La historia se desarrolla en la Norteamérica del siglo XVIII durante las batallas entre franceses e ingleses por la conquista de los territorios en torno al lago Champlain, donde en aquel tiempo se elevaba Fort Duchesne, conquistado por los británicos en 1759. A decir verdad, la indicación geográfica mencionada es un tanto genérica, pues la acción tiene lugar en la región de los Grandes Lagos, vastísimo territorio que Pratt se esfuerza en evidenciar para el lector mediante frecuentes mapas. Los protagonistas son tres jóvenes: el cadete de Su Majestad Británica Caleb Lee, el astuto Joe Flint, alias Ticonderoga, y el nativo americano Numockh, además de muchos coprotagonistas de entre los cuales descuellan los guerreros indios, aliados ora de un ejército, ora del otro. La escenografía de la aventura la constituyen los bosques, las selvas, una naturaleza salvaje y virgen donde se mueven silenciosamente los mocasines indios en contraste con los ruidosos desplazamientos de los soldados venidos de Europa. En esta obra Pratt utiliza la técnica de la media tinta, como para hacer más atractiva y fascinante la simbiosis del hombre con la naturaleza, rota aquí por una guerra que conducirá, poco después, al nacimiento de una nación.