Wheeling (1962)

Textos y dibujos de Hugo Pratt

Larga saga realizada en cuatro periodos diferentes, la primera parte en 1962, la segunda —parcialmente— en 1964 con conclusión en 1980-81, y finalmente una última parte adicional en 1994. La primera parte se publicó en el semanario argentino Misterix a partir del n.º 700 del mes de abril de 1962, editorial Yago. La segunda parte (solo las primeras 34 planchas) en SuperMisterix a partir del n.º 801 de marzo de 1964; mientras que la conclusión (las restantes 28 planchas) se publicó en la revista francesa Métal Hurlant a partir del n° 51 de mayo de 1980, ediciones Humanoïdes Associés. La última parte adicional se publicó en el volumen Wheeling, El sendero de las amistades perdidas, de octubre de 1995, ediciones Lizard.

Esta es la primera gran obra maestra de Hugo Pratt, tanto por la ejecución gráfica — madura y pormenorizada en la primera parte y airosa y concisa en la segunda—, como por el tema, el de las guerras de la independencia norteamericana que tuvieron lugar en América del Norte durante el siglo XVIII entre los pioneros y la interferencia de los intereses franco-británicos que habían enviado allá sus tropas. Un verdadero himno a la gran narrativa de aventuras realzada en este caso por las muchas tribus indias del territorio —identificables por su nariz aguileña y sus prominentes pómulos—, aliadas mudables ora de una, ora de la otra parte. En esta obra el autor sabe aprovechar su gran preparación histórica sobre los acontecimientos, creando un fresco de gran patetismo emocional, incluyendo en el relato a muchos personajes que existieron realmente integrándolos con los imaginados, que responden al nombre de Criss Kenton, virginiano de diecisiete años; Patrick Fitzgerald, aristócrata inglés de la misma edad; Mohena, jovencita blanca criada por los indios después de masacrar a toda su familia; el piel roja Tiny, que muestra una sabiduría poco común para su corta edad. Al lado de estos protagonistas imaginarios, indispensables para la economía del relato, se mueven personajes históricos tales como la atormentada figura de Lew Wetzel, el asesino de indios con la cara picada de viruelas; el renegado blanco Simon Girty (a quien Pratt presta su propia imagen); el rudo pero honrado Ebenezer Zane, fundador de Wheeling; Daniel Boone, uno de los más audaces pioneros de la época; lord Dunmore, gobernador de Virginia; la señora Montour, intérprete y agente del Indian Departament. No cabe duda de que Pratt siempre mostró un cariño especial por esta saga, tanto como para retomarla en varias ocasiones con el fin de pulirla y rematarla a toda costa, lográndolo al final un año antes de morir. Nota: en 1990, para la tipografía de los editores del Grifo, Hugo Pratt escribió La novela de Criss Kenton, obra en prosa sacada del cómic.